Home office en tiempos de coronavirus: 6 recomendaciones para aumentar tu productividad
Rate this post

La propagación del COVID-19 alrededor del mundo no solamente ha generado una política de confinamiento que se extiende en casi todos los rincones del globo, sino que también ha puesto en marcha el experimento de teletrabajo más masivo de la historia. 

En Chile, el 87% de los empleadores nacionales decidió implementar esta modalidad de trabajo para todos aquellos trabajadores que pudieran realizar sus funciones a distancia.

Una práctica que en comparación con otros países, aún no se encuentra consolidada en Chile. Si esta es tu primera vez haciendo home office, aquí te entregamos 6 recomendaciones para que, en tiempos de coronavirus, no pierdas el ritmo de trabajo.

1.- Estar cómodo no significa estar en pijama.

“¿Por qué crees que un médico se pone una bata o una persona que trabaja en un banco un traje?”, nos pregunta Manuel García Palomo, magíster en Psicología de las Organizaciones de Trabajo de la U. de Sevilla. 

“Cuando tienes la costumbre de vestirte de manera diferente en tu casa y en el trabajo, el cerebro entiende que estás en modos distintos. Los simbolismos son importantes y ayudan a nuestro cerebro a ponerse, en este caso, en modo trabajo”, explica el especialista en conversación con El Confidencial.

La tentación de estar en pijama podría afectar nuestro rendimiento e incluso nuestro estado de ánimo, según explican diversos especialistas. Además de esto, no tener la vestimenta adecuada ante una posible reunión virtual, supone un alto riesgo reputacional.

El coach ejecutivo y autor del libro “El Futuro del Trabajo y el Trabajo del Futuro”, Alejandro Melamed, ejemplifica este punto contándonos su rutina.

“La actitud que sostengo es la misma que tendría presencialmente: informal pero con absoluta prolijidad. Hace muchos años que lo hago, e incluso doy clases de esta manera. Hay que estar listos para responder inmediatamente cualquier consulta con la cámara encendida, con esa lógica uno se prepara”, relató en Infobae. 

2.- Conviérte tu lugar de trabajo en un templo

Lamentablemente, en tu horario laboral, tendrás que despedirte de la cama y de tu sillón preferido. Al igual que en un espacio de oficina, tu lugar de trabajo debe ser confortable, pero no en exceso.

Una silla ergonómica, un escritorio o mesa funcional y un espacio de almacenaje de documentos o materiales de trabajo, podrían ser de gran ayuda para convertir tu lugar de trabajo en un ambiente de bienestar y productividad.

La idea es poder disfrutar de una atmósfera cómoda, libre de ruidos y distracciones. 

3.- Estás en casa, pero trabajando

Para tu familia o algunos miembros de tu hogar puede ser difícil de comprender, pero no estás disponible para ayudar con tareas de la casa, ir de compras o pasear a tu mascota.

Quienes vivan contigo tienen que entender que tienes un horario de trabajo establecido y que cada jornada contempla una hora de inicio y finalización. 

En una entrevista con BBC Internacional, el analista estadounidense y profesor de Ciencias Políticas de la U. Nacional de Pusan, Robert Kelly, se convirtió en viral luego de que sus hijos interrumpieran intempestivamente su espacio de trabajo, mientras su pareja trataba de detenerlos.


4.- Deja que el aire exterior despeje tu mente

Comienzas tu jornada laboral en casa, te preparas un snack en casa, almuerzas en casa, tienes reuniones en casa, tomas un descanso en casa. Cuando el reloj marca el término de tu horario de trabajo, estás en casa. 

Para algunas personas, el llamado home office puede ser realmente asfixiante, un factor que podría incrementar el estrés y la fatiga mental que conlleva el día a día. 

La reducción de productividad asociada al estrés, genera una pérdida de un 4% del Producto Interno Bruto (PIB) en todo el mundo, según las estimaciones de la Organización Mundial del Trabajo (OMT)

Esto no solamente podría afectar nuestro rendimiento, sino que también podría ser dañino para nuestra salud. Para cambiar de atmósfera y despejar tu mente, múltiples expertos recomiendan tomarse un break al aire libre. 

5.- Entrena el músculo de la concentración

En la comodidad de tu hogar, perder la concentración puede ser un desafío difícil de sortear. 

Lamentablemente, no existe una técnica de concentración mágica. La efectividad de un método dependerá de las costumbres y manera de trabajo de cada persona. 

Ahora es un gran momento para descubrir cual es la más adecuada para ti. Puedes experimentar con música de ambiente, tener un espacio verde en tu escritorio, realizar micro-descansos, planificar tus horas, desconectarte de tu celular, entre otras. Fórmulas no te faltarán.

6.- La comunicación y camaradería no se pueden perder

Una llamada telefónica, un mensaje por WhatsApp, correo electrónico o videollamada; cualquier plataforma es válida para no perder la comunicación con tu equipo.

Estar en contacto y al tanto de los problemas más cotidianos de la empresa, te ayudará a alinearte con los objetivos de la compañía y fomentar el trabajo en equipo.

Para Krista Carothers, editora e investigadora senior para Working Mother Media, mantener una comunicación activa es fundamental en el trabajo a distancia.

“Uno toma por sentado la charla de pasillo cuando está en la oficina, muchísimos problemas se resuelven durante las conversaciones rápidas junto a la cafetera. No tiene porque ser así, pero mantenerse en la dinámica requiere una comunicación proactiva del teletrabajador y de los miembros del equipo de la oficina. Todo el mundo debe hacer un esfuerzo para mantener al colega teletrabajador en mente, incluso si ellos no están a la vista”, explicó la especialista en la revista Management Society.